Top Secret, 9 de octubre de 2019

Soterrar

Imagen Google Maps
9/10/2019

Soterrar

El Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias han establecido como prioridad el soterramiento del enlace de Belén María, que conecta el puerto con la Avenida Marítima en Las Palmas de Gran Canaria. ¿Oyeron los de aquí? Cuando un político conejero oye la palabra soterrar deriva en pánico. En seguida le entra el canguelo cuando piensa en que tendrá que defender en Gran Canaria o Tenerife semejante obra faraónica, piensa él. O ella. Todos los días, en muchas partes del mundo, se está soterrando algo. Y luego se mantiene lo soterrado. En breve, en Las Palmas de Gran Canaria, habrá otra cosa más que discurrirá bajo tierra mientras la ciudad, con sus ciudadanos, vive arriba. El nuevo soterramiento citado evitará problemas de tráfico motivados por la llegada y la salida de barcos en la capital de la provincia. Puede que haya un político grancanario que haya dicho que no hace falta, que dónde va el Gobierno de Canarias en gastarse unas perras en hacerlo y otras cuantas en mantenerlo. Si lo hay, y lo conocen, nos lo presentan. Y de paso lo traen por aquí, que estará a gusto entre la mediocridad y los timoratos insulares.

Argana

El debate sobre el soterramiento de vías en Lanzarote es relativamente reciente. Se ha puesto sobre la mesa el acceso a Playa Honda, la travesía de Mácher y la salida de Arrecife hacia San Bartolomé. Y no han tardado los asustadizos políticos locales en empezar a largar que si es muy caro de hacer y que si es muy caro de mantener. Y, de momento, en Playa Honda aliviamos el problema construyendo un puentito de todo a 100 -o de tienda chinos, que allí hay varias- y a correr. Así nos va. Urge que elevemos un tanto la autoestima. Y que le echemos pelotas, con perdón, donde hay que echarlas. A poco que nos alonguemos por Pechiguera alcanzaremos a ver carretadas de millones de euros enterrándose de Corralejo a Punta Orchilla. Se suele decir que cuando ves un listo gastar, hay un tonto que paga. Si estamos a gusto con el rol, nada que decir. Pero me cuesta creer que nos resignemos a seguir siendo los mentecatos del Archipiélago.

Expectantes

Para que los de Tenerife y Gran Canaria no entren en cuadros de ansiedad conviene que las sorpresas se las demos de a poco. Imaginen que, de repente, un político de Lanzarote se planta en el despacho de turno y pide el soterramiento de la travesía de Tías, por poner. O le dan el Premio Canarias al sentido del humor o lo envían de vuelta con el cese plantado en la frente. Así que mejor, a cuenta gotas. El primer soterramiento que se ha de afrontar, y hoy mejor que mañana, es el de Argana. Los accesos al Hospital General Dr. José Molina Orosa no permiten ya más aplazamientos ni chapuzas añadidas. El departamento técnico de encaje de bolillos ha de ser reemplazado por mentes abiertas, ambiciosas y que piensen en grande. Ojo, en grande no quiere decir en burradas. Si en Las Palmas de Gran Canaria van a soterrar un (otro) enlace para que fluya la circulación entre el puerto y la ciudad, ¿no merecemos nosotros que el tráfico de urgencias fluya entre el hospital y el punto del accidentado? Pues empecemos por ahí. Y luego ya no paremos.

2 Comentarios

Pues en eso llevan razón, oiga.
Aquí sólo a consumir territorio. Cuando seamos como benidor o hongkong ya lloraremos

Añadir nuevo comentario