MAP
LUGARES

Museo ‘El Patio’, el huerto de la memoria agrícola

MAP 12/4/2019
Situado en la localidad de Tiagua, el Museo Agrícola ‘El Patio’ recrea fielmente la vida tradicional del campo y muestra la arquitectura popular y la vivienda rural del pasado. Con el transcurso del tiempo, se ha erigido en el auténtico centro de las tradiciones isleñas, pues guarda y exhibe la rica cultura del campo de Lanzarote, un valioso patrimonio agrario creado a lo largo de los siglos.
 
El Museo cuenta con animales de granja y de labores agrarias tradicionales
La Finca ‘El Patio’ tiene una superficie de casi 400.000 metros cuadrados y alberga toda la tipología de paisajes y ecosistemas agrarios: desde cultivos en jable a enarenados naturales y artificiales. Uno de sus grandes atractivos es que mantiene en explotación la mayor finca rural de la isla utilizando el sistema tradicional de cultivos. El Museo también cuenta con animales de granja y de labores agrarias tradicionales.
 
La Familia Barreto Caamaño es la propietaria del Museo. Abrió sus puertas en 1996, tras varios años de ingente trabajo y de una importante inversión privada. Un magnífico ejemplo que demuestra que la iniciativa privada puede convivir en armonía con el interés general. La iniciativa partió del desaparecido doctor José María Barreto Feo. Su trayectoria y su labor son dignas de elogio, al tratarse de un valioso recurso cultural, educativo y turístico de gran interés para la isla. Y todo ello, cómo no, desenvolviéndose en el proceloso mar de la secular indiferencia insular.
 
‘El Patio’ recuerda la importancia que tiene el paisaje agrario
Esta impagable función, en teoría, estaría reservada al sector público en el ámbito de la etnografía. Pero, quizá distraídos en otros menesteres, los poderes públicos no se han detenido en la conservación de las actividades agrarias tradicionales, a pesar de que, un día sí y otro también, se les llena la boca con los “sufridos agricultores y su colosal contribución a la creación y mantenimiento del paisaje agrícola insular”.
 
‘El Patio’ recuerda la importancia que tiene el paisaje agrario entre los atractivos insulares, a la vez que expone de una forma sencilla y didáctica un completo catálogo de todos los elementos y utensilios del modo de vida rural del pasado, organizados museísticamente. El conjunto de edificios ocupa una superficie de más de 4.000 metros cuadrados, y alberga todos los elementos asociados al medio agrario, como un molino, una molina, una tahona, estancias como una bodega que produce su propio vino, un lagar, una capilla y una cantina. También pueden verse variados aspectos de la arquitectura popular como techos y chimeneas.
 
No deja de ser paradójico que, aquí, la iniciativa privada llene un espacio al que no llega la pública
Exhibe, asimismo, muebles, molinos de mano, herramientas y aperos de labranza. La alfarería, el trabajo con cerámicas y otras manifestaciones artesanas, como la elaboración de rosetas, así como las vestimentas del antiguo agricultor, componen otro aspecto predominante en este espacio. El Museo Agrícola ‘El Patio’ acerca a los visitantes no sólo a las labores agrícolas tradicionales, sino a una vivienda rural con más de dos siglos de antigüedad. Sin embargo, el apoyo institucional es prácticamente nulo. No deja de ser paradójico que, aquí, la iniciativa privada llene un espacio al que no llega la pública. Justo al revés de cómo debería ser. 
 
El grueso de sus visitantes son turistas, aunque cada vez es más frecuente la presencia de residentes, sobre todo de jóvenes en edad escolar que utilizan las instalaciones para actividades educativas complementarias. Pero no quedan ahí las aspiraciones de la familia Barreto Caamaño, puesto que varias líneas de trabajo aguardan la oportunidad de hacerse realidad. Una de ellas consiste en crear un Centro de Interpretación del Patrimonio y el Paisaje Agrario de Lanzarote.

2 Comentarios

El gobierno canario y el cabildo debieran estarle haciendo la reverencia a esta gente, los Barreto, porque lo que estan haciendo es para darles medallas y que vayan al cielo con la verdadera tradicion de la agricultura de la isla, la verdadera.
De lo poco que queda en Lanzarote con autenticidad y no los chiringuitos de la Aloe Vera engañando al turista.

Añadir nuevo comentario