Paola DV
EMPLEO

Lanzarote cerró 2019 con más de 18.000 empleos en hostelería, principal motor económico

Paola DV 11/2/2020

La hostelería es el nombre con el que se hace referencia a las actividades económicas consistentes en la prestación de servicios ligados al alojamiento y la alimentación esporádicos, una destacable labor imposible de desvincular del sector turístico. Por eso, en el caso de Lanzarote, después de la caída de Thomas Cook, el cierre de las bases de Ryanair, o el asunto del Brexit, el sector ha podido sufrir ligeros cambios.

Lanzarote cerró el año 2019 con 18.216 empleos en el sector de la hostelería. De este total, destacan los municipios de Yaiza y Tías, con 5.525 y 5.368 empleos respectivamente. Por el contrario, el municipio que menos empleo registró ese año fue Haría, con 264. El segundo servicio, en este caso, el de gran comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos de motor y motocicletas, generó 10.920 empleos. A la cola del sector servicios están las actividades financieras y de seguros, con 203 empleos, o información y comunicaciones con 338. Copiosa diferencia que se registra en el sector de servicios dejando a la hostelería como el principal motor económico de la isla.

Lo importante es adaptarse y modernizarse para seguir atrayendo a un turismo cada vez más exigente

Cabe destacar que nueve de cada diez empresas de Lanzarote y La Graciosa apuntadas en la Seguridad Social pertenecen al sector servicios, fundamentalmente de la hostelería y el comercio. Otro dato revelador: unas tres mil son bares o restaurantes. Sin embargo, el sector hostelero aún está preparándose para enfrentarse a este 2020, con los presentes cambios acaecidos en el sector turístico. Como en cualquier ámbito, lo importante es adaptarse y modernizarse para seguir atrayendo a un turismo cada vez más exigente. Hace poco tuvo lugar la feria de Fitur 2020, un acto del que Lanzarote salió optimista después de los acuerdos ejecutados con distintas aerolíneas, compensando así las bajas turísticas sufridas con los últimos acontecimientos de Thomas Cook, Ryanair o el Brexit.

El presidente de la Confederación Empresarial de Lanzarote, Francisco Martínez, ha hablado de la repercusión que todo esto ha tenido en el sector y de las expectativas de cara a este 2020. “A la patronal sí le está afectando todo. Thomas Cook dejó muchas deudas pendientes. Sin embargo, con respecto al empleo, ya lo indican los números, nos hemos mantenido. De cara a lo que queda de invierno no soy optimista, pero habrá una importante recuperación en época de verano".

Francisco considera que la manera de cuidar este sector es “haciendo las cosas bien. Tenemos una buena reputación como producto turístico y lo único que hay que hacer es mantenerlo y mejorarlo". Con respecto a la calidad, alega, “el tema está en que los hoteles no tienen una ocupación constante, tiene que haber un número de personas que no estén fijos. Pero hay más de un 80% que es un empleo estable, por tanto, no deja de ser un buen filón dentro del sector turístico”. Sin embargo, asegura, “con la llegada del verano se nos va a olvidar todo. Tendremos más empleo y más estable”.

Cesar Reyes: "El problema siempre ha estado en el abuso por parte de algunos empresarios"

Mientras, el secretario general de UGT, César Reyes, asegura, “la situación de los trabajadores no viene derivada por la caída de Thomas Cook y demás factores últimos. El problema siempre ha estado en el abuso por parte de algunos empresarios. Tenemos muchísimos problemas en cuanto al exceso de jornadas que se hacen y que no se reflejan en los contratos ni están elaboradas como horas extraordinarias regladamente en las nóminas, además de la cantidad de contratos eventuales”

César considera que “hay que combatir la economía sumergida y la administración debe llevar a cabo inspecciones que permitan detectar a todos aquellos trabajadores y empresarios que estén haciendo sus funciones al margen de la ley. Además, hemos trasladado a las patronales y a la propia administración que la reforma laboral fue perjudicial para la clase trabajadora. Hay que empezar de cero derogándola para buscar un marco que favorezca a la clase trabajadora y que permita la viabilidad de las empresas en el siglo XXI”.

Resulta imprescindible que, como en cualquier otro ámbito de la vida, la hostelería también se adapte a los cambios que vienen produciéndose, derivados del avance de la digitalización, así como de las demandas de los consumidores, que apuntan a una mayor búsqueda de lo saludable, lo sostenible y nuevas experiencias. Todo sin olvidar la calidad que deben siempre mantener, tanto trabajadores como empresarios, en sus funciones. Un importante consenso que debe siempre establecerse para que, de esta forma, tanto empresario como empleado dispongan de una situación justa.

Añadir nuevo comentario