biosferadigital
EUROBARÓMETRO

La mayoría de los europeos cree que la salud es la prioridad número uno

biosferadigital 16/10/2020
Por lo que parece, cada vez más personas son conscientes de que el futuro de Europa se debe construir con las regiones, las ciudades y los pueblos, y no solo con los Estados miembros y con Bruselas. Además, la mayoría de los europeos cree que la salud es la prioridad número uno. Estas son dos de las conclusiones que se desprenden del informe del Barómetro Regional y Local de la Unión Europea (UE). Es la primera vez que se publica y tiene como objetivo mostrar el estado de las regiones y ciudades, municipios y zonas rurales de la UE, año tras año, en el mes de octubre. El informe recopila datos y análisis de una amplia gama de fuentes.
 
Esta primera edición se centra en el impacto de la pandemia de COVID-19. Los entes locales y regionales de la UE están afrontando en primera línea la crisis sanitaria para mantener a salvo a la población, pero el informe señala también que estos entes son fundamentales para la recuperación económica. El dato es que más del 90% de las regiones y municipios esperan un desplome de sus ingresos, ya que se han disparado sus gastos en salud, servicios sociales y protección civil, mientras que sus ingresos en concepto de actividad económica se están contrayendo a gran velocidad.
El sector turístico, “particularmente importante en las regiones periféricas y marítimas”
 
El informe hace hincapié en el sector turístico, “particularmente importante en las regiones periféricas y marítimas de la UE, donde a menudo constituye la única fuente importante de actividad empresarial y empleo”, como es el caso de Lanzarote y Canarias. Pero la salud pública focaliza la atención, dado que la pandemia pone de manifiesto las grandes disparidades entre las regiones en materia de atención hospitalaria. Por ejemplo, la disponibilidad de camas de cuidados intensivos y de personal hospitalario no es la misma en toda la UE, lo que incide directamente en la capacidad de las regiones para hacer frente a la emergencia. 
 
En septiembre se realizó una encuesta de opinión entre más de 26.300 personas de todos los estados miembros. Según este sondeo, la mayoría de los europeos cree que la salud es la prioridad número uno, y se pide aumentar la capacidad de los sistemas de salud, de emergencia y de asistencia en todas las regiones de la UE. Un ejemplo. El número de camas de cuidados intensivos por cada 100.000 habitantes oscila entre el 4,2 de Portugal, el más bajo de la UE, y el 29,2 de Alemania, que es el más alto. Lo mismo sucede con el número de camas de hospital por 100.000 habitantes o el porcentaje de trabajadores sanitarios en las regiones de la Unión.
Los jóvenes son los más vulnerables a medida que la brecha digital profundiza las diferencias
 
Otro aspecto es la generación perdida de la COVID-19, puesto que los jóvenes son los más vulnerables a medida que la brecha digital profundiza las diferencias en Europa. Además, existe el riesgo de que la pandemia ahonde en la brecha entre las zonas rurales y urbanas y exacerbe las diferencias entre los sistemas educativos, puesto que sólo seis estados miembros pueden ofrecer una educación escolar altamente digitalizada al 80% o más de los estudiantes. Por otro lado, es probable que el impacto de la pandemia sea mayor entre las mujeres, que constituyen casi el 80% del personal sanitario de la UE.
 
El informe también indica que la política local puede restaurar la confianza en Europa. Una nueva encuesta de opinión del Comité Europeo de las Regiones refleja que el 52% de los encuestados tiende a confiar en los entes locales y regionales, que sigue siendo el nivel de gobierno que merece más confianza en general y, de hecho, el único en el que confía la mayoría de los europeos. Los resultados de otra encuesta reciente constatan que es necesario un nuevo modelo de coordinación entre los distintos niveles de gobierno.
 
Los europeos desearían que, en el ámbito de la UE, los entes regionales y locales influyeran más en numerosos temas, de los cuales los más mencionados son la salud (45%), el empleo y los asuntos sociales (43%), y la educación, la formación y la cultura (40%). El 58% de los encuestados (la mayoría en todos los Estados miembros) cree que dar más poder de influencia a los entes locales y regionales repercutirá positivamente en la capacidad de la UE para solucionar los problemas. 

Añadir nuevo comentario