Top Secret, 21 de julio de 2017

La huelga del agua

20/7/2017
La huelga del agua
Poco después de desembarcar en Lanzarote Canal Gestión incorporó a 69 personas a la plantilla de la empresa recién constituida. Hace poco despidió al primero. Y en breve le seguirán los otros 68. Por ello los sindicatos representantes: UGT, CCOO, CGT y la IC, han convocado una huelga indefinida a partir del 31 de julio. Lo primero: ¿a qué departamentos afectará el paro? Respuesta: al cien por cien. Todos. Desde administración hasta producción pasando por distribución. El riesgo de que nos quedemos sin agua en un brevísimo plazo a partir de ese día es real. Si no de desala o se hace en cantidad insuficiente, malo. Y si no se distribuye o se hace en volumen muy inferior al actual, peor. Expedientes sin tramitar, averías sin atender...Pende sobre nuestras cabezas una muy cierta amenaza desabastecimiento. ¿Qué piden los sindicatos para frenar el conflicto? Respuesta: la inmediata readmisión del trabajador despedido, la paralización del resto de despidos y una mesa negociadora para resolver los contratos hechos, afirman, en fraude de ley. El primer despedido de la post privatización del servicio de aguas en Lanzarote es un operario de distribución. 
 
Los contratos
Aquella inicial vorágine contratadora, que llegó a esa cifra tan erótica, tuvo que ver con una necesidad de poner cierto orden en el absoluto caos que era Inalsa. Porque entre las raras virtudes de los políticos que gestionaron (risas) Inalsa estaba la de desplumarla y desorganizarla. Y lo hicieron genial. La filial de la madrileña Canal de Isabel II que ahora nos vende nuestra agua contrató a gente para todos los departamentos. Había que reforzar las oficinas que iban a ser ampliadas, los mandos intermedios para sacar más jugo a los operarios y, por supuesto, personal del escalafón inferior para abrir y cerrar llaves, apretar tuercas y ese tipo de trabajo indispensable para que todo fluya. Fueron contratos de obras y servicios que ahora los sindicatos denuncian. Sostienen que el personal entonces contratado sigue siendo necesario. En el tiempo transcurrido de entonces a hoy ha habido vacantes, preferentemente por jubilación, que no se han cubierto. Las plazas vacías unidas a los despidos pretendidos van a provocar una merma en la calidad de un servicio esencial y están dispuestos a presentar la primera gran batalla del agua post-Inalsa.
 
A ver qué tal
En tiempos de la empresa pública las batallas las ganaban todas. Algunas hasta sin bajarse de la guagua, como diría el mítico entrenador de fútbol. Entre las características del político lanzaroteño nunca ha estado la de aguantar un pulso a los trabajadores públicos. ¿Quieren esto? Pues tomen esto. ¿Quieren más? Pues más. Ahora sin embargo la cosa cambia sustancialmente. A estos del Canal Gestión, como son foráneos, se la refanfinfla que la masa se mosquee con ellos. Sus votos están en Madrid y no aquí. De entrada ni les cogen el teléfono a los sindicatos que han tratado de entablar el primer contacto. Donde sí han encontrado respuesta es en el Consorcio Insular de Aguas. Su presidente, que lo es también del Cabildo, les ha dicho que la próxima semana se sentarán a hablar. ¿Se arreglará algo ahí? De entrada conviene no olvidar que el Consorcio, que forman el Cabildo y los siete ayuntamientos fue creado para la producción, distribución y depuración de aguas. Como reza su página web (consorcioagualanzarote.com) su origen fue para evitar que un bien público, el agua, lo gestionase una empresa privada. Pero de eso ya hace mucho...

1 Comentarios

Quien no conoce la historia corre el riesgo de repetir los errores del pasado. Ni mas ni menos.

Añadir nuevo comentario