Paulino Rivero

El mejor plan para Canarias

28/6/2020
La demanda del Gobierno de Canarias, exigiendo test PCR en origen a los turistas que quieran visitar nuestras Islas, no ha sido atendida por el Gobierno de España. La excusa dada ha sido que la Unión Europea impide restricciones a la movilidad a los ciudadanos pertenecientes a los países miembros. A pesar de que Canarias necesita urgentemente que se reactive el turismo para que se recupere la economía y el empleo, acierta el Ejecutivo que preside Ángel Víctor Torres cuando pide un control sanitario riguroso en origen a quienes deciden venir de vacaciones a nuestra tierra: turismo sí, pero con las máximas garantías sanitarias posibles en la lucha contra la COVID-19.
El problema no está en el destino; el problema está en origen
 
A partir del próximo 1 de julio los ciudadanos pertenecientes a los Estados que forman parte de la Unión Europea podrán moverse sin barreras en el espacio Schengen —dentro de los veintiséis países que abolieron los controles inmigratorios en sus fronteras comunes, funcionando en términos de fronteras exteriores como un solo país—. Dada la enorme dependencia que tiene nuestro Archipiélago del turismo, necesitamos más que ningún otro territorio que nuestros aeropuertos y puertos vuelvan a recobrar el dinamismo que les dan los millones de turistas que cada año nos visitan. Son nuestra puerta de entrada y salida, el mejor termómetro para conocer la salud de nuestra economía y, por lo tanto, de las oportunidades de trabajo y empleo. Ahora bien, igualmente hace falta que quienes vengan se hayan sometido previamente a un riguroso control sanitario —en origen— que ayude a preservar su seguridad sanitaria y la del resto de visitantes —así como, por supuesto, la de los que en las Islas vivimos—.
 
El coronavirus ha venido para quedarse hasta que la ciencia logre dar con la vacuna o el medicamento adecuado para frenarlo y derrotarlo. Será ese el momento en el que se recupere verdaderamente la confianza a volar para hacer ocio o turismo. Mientras esa vacuna o fármaco no sean una realidad, el valor más importante que se puede sumar a nuestras incomparables condiciones climáticas y paisajísticas es el de la seguridad sanitaria.
En la lucha que se está llevando a cabo contra el virus Canarias ha demostrado que tiene unas infraestructuras público-privadas y unos profesionales sanitarios a la altura de los mejores. Los datos son contundentes. Por lo tanto, el problema no está en el destino; el problema está en origen. Apelamos habitualmente a nuestra condición de territorio ultraperiférico y alejado —reconocida en el Tratado de la Unión— para exigir políticas específicas fiscales, agrícolas, de transportes, de energía o de aguas. Esa condición singular de Canarias debe servir para que el Gobierno de España defienda en la Unión Europea un control en origen a los turistas que decidan visitarnos.
Necesitamos la recuperación de nuestra economía para recuperar el empleo
 
El costo de las PCR —pruebas de diagnóstico que se utilizan para el control de las enfermedades infecciosas, como el coronavirus— se ha ido ajustando, hasta los aproximadamente treinta euros que cuesta ahora la unidad. Siendo importante el esfuerzo económico que debe de hacer el Gobierno de España para llevarlos a cabo masivamente a todos los turistas que quieren venir a las Islas, mucho mayor es esfuerzo económico significa mantener los ERTE o el seguro de desempleo si se reproducen rebrotes de la pandemia en nuestra tierra. Sin dudarlo, los test en origen son el mejor plan para Canarias, el plan que nuestras Islas necesitan para alejar el fantasma de un segundo cero económico y turístico.
 
Las exigencias sanitarias para quienes tienen que compartir un vuelo por encima de las cuatro horas deben ser mucho más rigurosas que los que hacen trayectos cortos por carretera, tren, barco o avión. Necesitamos la recuperación de nuestra economía para recuperar el empleo y parte del bienestar perdido; pero necesitamos hacerlo con la seguridad sanitaria necesaria para atenuar la posibilidad de una nueva situación de confinamiento que significaría un golpe definitivo a nuestro futuro.

1 Comentarios

Totalmente de acuerdo, así como la imposición de una cuarentena al llegar es absurda ya que las vacaciones son semanales o quincenales en la mayoría de los casos, los PCR en origen son la forma óptima de control de seguridad aunque seamos conscientes de que en alguno no funcionará. La idea de hacerlos de manera aleatoria en destino no sirve para nada más que ir a cazar en medio de una bandada de pájaros en donde solo acertará (si se acierta) en un impacto.

Añadir nuevo comentario