Agustín García Acosta

Desafortunados acontecimientos

10/2/2020
En las últimas semanas el Ayuntamiento de Tías está siendo objeto de una sucesión casi ininterrumpida de "desafortunados acontecimientos" que vienen a poner en entredicho las formas de gobernanza de parte de los actuales gestores municipales. Si no es el "reparo más famoso de los últimos tiempos" (horas extraordinarias de la Policía Local), lo es la situación lamentable que presenta de la Avenida de Matagorda (numerosas han sido las quejas ciudadanas que se han proclamado su insatisfacción). Ahora mismo en el municipio "sólo se habla" del nombramiento de un "nuevo responsable" para el Área de Vías y Obras en detrimento de la persona que llevaba desempeñando esa la labor de manera eficaz desde hacía mucho tiempo. 
 
Los cambios en los diferentes departamentos municipales no deberían ser objeto de "controversia pública”
Un profesional responsable y respetado por la mayoría de sus compañeros. Nadie se explica tal decisión, pero, sinceramente, este tipo de situaciones no nos deben causar tal "perplejidad". Diremos que los cambios en los organigramas y el funcionamiento de los diferentes departamentos municipales no deberían ser objeto de "controversia pública". Inicialmente buscan mejorar y dotar a los servicios de una mayor calidad y agilidad. En otras ocasiones, obedecen a una pérdida de confianza en el responsable del departamento correspondiente (no se comparten visiones ni los objetivos que se quieren alcanzar, algo, digámoslo así, "legítimo") o, simplemente, se pretende dar un "giro significativo a la dinámica del mismo" (activarlo y promover sus actuaciones con más resolución). 
 
¡En fin...!  Hasta ahí podríamos considerarlo como una decisión "razonable", pero cuando estos actos pudiesen estar asociados a "cuestiones impositivas sin sustancia" (injusticia más propia de las entrañas que de la búsqueda racional de la eficacia en el servicio)  o, simplemente, se explican por la claridad que plantea el responsable respecto a sus funciones y a las tareas que le son propias al departamento (cumplimiento de unas premisas y los procedimientos administrativos que guían la legitimidad de las actuaciones locales) ante figuras intermediarias externas (dícese de asesores con un evidente desconocimiento en materia de funcionamiento de una administración pública), entonces, es cuando hay que "dignificar al afectado" (en el caso del responsable que nos ocupa, una persona seria, profesional de gran valor y con un nivel de eficacia probada) y reprochar sin titubeos la conducta de quién ha adoptado tal decisión (gestor político).
 
Ha habido un cambio de rol y otra persona realiza las labores de responsable de área
Públicamente no se han explicado las causas objetivas de dicha decisión, pero tampoco se ha notificado formalmente el cambio al interesado. Sin embargo, en la práctica ha habido un cambio de rol y otra persona realiza las labores de responsable de Área. Nadie explica NADA, pero los RUMORES van destrozando con el mismo sigilo posibles "argumentos de peso". A lo mejor existen y tienen su fundamento, pero no los sabemos. El silencio público "autoimpuesto" se ha generalizado en diversas áreas del Ayuntamiento. A veces es necesario callar para templar ánimos y reaccionar con sensatez... Pero si el silencio se prolonga más de la cuenta empiezan a consolidarse peligrosas "incertidumbres entre la ciudadanía".
 
Por otro lado, hemos echado en falta la actuación de los representantes sindicales en este asunto. Y en otros muchos... Tal vez haya sobrado un "exceso de tibieza" en situaciones similares que se han producido en otros departamentos municipales donde también se afectaba a profesionales responsables y eficientes. NO trascendieron, la "callada por respuesta" obtuvieron. Y es que los dolores propios no se viven con la misma intensidad que los ajenos. Desde Hay Proyecto en Tías (HPET) esperamos del grupo de gobierno actual que sean capaces de explicar con claridad y solidez las decisiones que toman. Pero también les instamos a reconocer errores y ser generosos, rectificando los mismos sin alarmismos. Restituyan en su cargo a un profesional competente. 
       
Agustín García Acosta, Hay Proyecto en Tías (HPET).

3 Comentarios

Completamente en contra de este tipo de gestionas politizada. No es posible que un político de turno pueda saber o apreciar lo que el funcionario ha realizado durante años, xq el recién llegado es el político. Y el político está para gestionar no para decidir sobre el empleo de un funcionario que estimo ha aprobado unas oposiciones. Lamentable. Para mí eso es corrupción
Que pena cuando se mezcla una cosa con la otra, el tiempo en el cual se gestionaba una institución pública como un cortijo privado ya pasó a la historia y deben darse cuenta el político de turno que está por y para el pueblo mientras cobre un sueldo público, y cuidado!! porque se puede caer haciendo determinadas acciones en algo delictivo penado por la ley, como puede ser el abuso de poder.
Es una pena una persona tan válida sea apartada presuntamente por un acesor cuyo cometido se supone que sea acesora no ha perseguir y controlar a los trabajadores y si al pusieron por Carlos es el que me dijeron apaga la luz y vámonos un perro dalmata tiene menos manchas

Añadir nuevo comentario