Míchel Jorge Millares

Turistas VS evangelizadores

Míchel Jorge Millares
3/12/2018
Me imagino la sorpresa que les ha producido -como a mí- leer titulares como el que hace unos días publicó la prensa en todo el mundo que decía: “Turista estadounidense es asesinado a flechazos por aborígenes en una isla prohibida de India”. Me llamó la atención, primero, que hubiera una isla prohibida, pero más aún que un turista se meta en tales berenjenales y, sobre todo, qué habrá hecho para que lo maten con flechas como si se tratara de las películas de Johnny Weissmüller.
 
Al leer la información -con mucho interés- me entero de que existe una tribu llamada 'Los Centinelas' en las islas de Andamán y Nicobar, en la India, entre el mar del Golfo de Bengala y el mar de Burma. El lugar donde viven, todavía, los indígenas “más aislados del mundo” los cuales han indicado (supongo que por la vía de los hechos) que no quieren tener contacto con otras personas, por lo que el Gobierno de la India declaró estos territorios como área prohibida bajo la Ley de Protección de Tribus Aborígenes.
 
Esto no lo asumió el joven estadounidense, John Allen Chau (27 años) que se dirigió a este territorio con otros seis compañeros “para “evangelizar” a la tribu de 'los centinelas' que fueron atacados con flechas apenas tocar tierra, si bien sólo falleció John, quien fue arrastrado con una soga al cuello por la playa por 'Los centinelas', una de las cinco tribus habitantes de la isla de Andamán, considerados como hostiles y que no mantienen contacto con el mundo exterior.
 
Podríamos hablar del turismo de peregrinaciones, pero no de evangelización
La prensa norteamericana afirma que es un hombre estadounidense, pero en la prensa latina y española se ha divulgado como que se trata de un turista. ¿Un turista? ¿Turismo evangelizador?... Bueno, si tenemos en cuenta que la primera ruta o camino turístico fue el de Santiago, como lo han sido diversas peregrinaciones que se realizan en el mundo, podríamos hablar del turismo de peregrinaciones, pero no de evangelización. De hecho, no creo que por esa misma lógica se pueda llamar al apóstol Santiago como turista.
 
Tras leer la noticia, uno duda acerca de lo que es un turista. ¿Un ejército, un grupo de misioneros, un equipo médico para combatir el ébola, una cuadrilla de rescatadores, el comercial de una empresa...? Pues nada mejor que recurrir a la definición de la Organización Mundial del Turismo que considera turismo “las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos a su entorno habitual por un período de tiempo consecutivo inferior a un año, con fines de ocio, negocios u otros”.Si no se realiza pernoctación, se consideran excursionistas y todos estos más los demás serían considerados visitantes. Si bien en esta ocasión la visita no era bien recibida. Más bien todo lo contrario, por lo que Descanse en Paz, y que los centinelas también vivan en paz en su pequeño pero suficiente mundo turismófobo y evangelizadófobo.

Añadir nuevo comentario