Paulino Rivero

Rajoy moverá ficha

11/3/2018
A la espera de conocer cómo  se resuelve el complejo panorama político que quedó en Cataluña después de las elecciones del 21-D, durante estos primeros meses de 2018 los principales partidos parecen más ocupados y atentos a sus estrategias electorales que a los problemas o necesidades de los ciudadanos de a pie. Poco o nada se habla de sanidad, educación, dependencia, pensiones, paro, vivienda o de la pérdida del poder adquisitivo, y sí mucho de las expectativas de cada formación de cara a las próximas citas con la urnas.
 
El calendario electoral viene cargado hasta septiembre del 2020 de citas en los colegios electorales, jornadas que pueden cambiar el actual mapa político en España. El 9 de junio de próximo año va a dejar algunas pistas para poder conocer cómo están moviéndose las fichas por parte de unos y otros. Ese día se celebrarán elecciones a todos los ayuntamientos, cabildos y a trece comunidades autónomas -todas excepto Andalucía, Cataluña, Galicia y Euskadi, que de acuerdo con sus estatutos de autonomía tienen un calendario propio-.
 
Andalucía tiene elecciones en marzo de 2019, pero será Susana Díaz quien valorará la conveniencia de adelantarlas, cancelando en ese escenario su acuerdo de gobierno con Ciudadanos, que crece como la espuma como aspirante a acabar con 36 años ininterrumpidos de gobiernos socialistas. Galicia y Euskadi han ido de la mano en las últimas elecciones en sus respectivos territorios. Si en Euskadi el PNV suele fijar la fecha de sus elecciones de acuerdo a sus tiempos o expectativas electorales, en Galicia el gobierno del PP que lidera la Xunta de Galicia hace lo propio para hacerlas coincidir -puede que el PP suela hacerlo para contrarrestar con los buenos resultados que cosecha en Galicia los varapalos que suele recibir en Euskadi-.
 
En lo que al Estado se refiere, debe recordarse que las elecciones generales próximas tienen que celebrarse antes del 26 de junio del 2020. Al igual que Susana Diaz, Urkullu y Feijó, Rajoy estará valorando el momento que mejor le viene a él y al PP. Sin duda, Rajoy estará analizando ya muchos factores para tomar una decisión tan importante, como siempre lo es adelantar unas elecciones generales. La mejora de la situación económica, el empleo, las protestas de los pensionistas, las encuestas o las deslealtades de Ciudadanos seguro que estarán sobre la mesa de dicha valoración. Pero, sin duda, el factor que más estará valorando es el de la repercusión electoral que podría tener en el ámbito general el resultado de las elecciones municipales y autonómicas del 9 de junio de 2019.
 
El resultado de las elecciones locales y autonómicas suelen ser un buen indicador para avanzar lo que ocurrirá en las elecciones generales. Todo parece indicar que después del 9 de junio del 2019 el PP seguirá perdiendo fuerza en ayuntamientos y autonomías. Es decir, de mantener el calendario previsto, en junio del 2020 – fecha de las próximas generales- el PP tendrá menos activos con poder en ayuntamientos y autonomías. Por otra parte, Ciudadanos, que le disputará la primacía como referente de la derecha, le comerá terreno en ese campo. Además, los continuos desmarques de Ciudadanos irán erosionado al partido de Rajoy y creando un malestar creciente en las filas populares, dinámica de desgaste que hará imposible una convivencia pacífica entere ambos partidos. Por lo tanto, todo parece invitar a concluir que Rajoy moverá ficha y adelantará las elecciones generales.
 
La decisión de adelantarlas vendrá acompañada de una cuidadosa elección para la fecha alternativa. Hasta junio del 2019, fecha de las próximas municipales y autonómicas, el poder del PP en municipios y comunidades autónomas sigue siendo muy importante -su mayoría absoluta el el Senado refleja buena parte de lo que significa ese poder-. Rajoy intentará que la movilización que se produce en el ámbito local y autonómico genere una corriente de apoyo a sus candidaturas a Congreso y Senado. Todo apunta a que Rajoy hará coincidir las elecciones generales próximas con las locales del 9 de junio de 2019, un escenario que contaminará las campañas y expectativas de otras formaciones en los ámbitos locales y autonómicos, entre otros territorios en Canarias.

1 Comentarios

Completamente de acuerdo. Comparto su análisis. De seguir así las cosas, a M. Rajoy no le quedará otra que reducir daños para evitar el derrumbe total del PP convocando juntas las elecciones municipales y las generales, así que 2019 será un año muy movidito.

Añadir nuevo comentario