Top Secret, 7 de mayo de 2020

Playas

7/5/2020

Playas

En cuanto tenemos un rato libre, quiero decir un momentito en el que la mente no está (pre) ocupada, tendemos a pensar en cómo serán las cosas, todas las cosas, cuando podamos circular libremente por ahí. Con la nueva libertad, me refiero. ¿Tendremos que reservar asiento en el cine? ¿Me pondrán mampara asfixiante en el asfixiante microespacio de los aviones? ¿Dejaré de oír la conversación de los de la mesa de al lado en el restaurante? ¿Podré volver a tocar los libros de la biblioteca? ¿Los golosos y pantagruélicos bufés del todo incluido seguirán? ¿El profesor de la auto escuela se podrá seguir sentando en el asiento del acompañante? ¿El cura me dará la hostia con la mano o habrá una máquina de vending? ¿Y las playas? ¿Cómo será ir a la playa, al menos, este verano? De momento sabemos que las están limpiando. Arrecife, en concreto, lo recuerda cada semana. No se sabe bien quién las ensucia ahora, pero ellos, limpia que te limpia. Pero no nos desviemos. ¿Cómo será ir a la playa? Estos días estamos asistiendo ya a las primeras declaraciones de intenciones

Lloret

Lloret de Mar, en Catalunya, por ejemplo, quiere dividir el espacio de la arena en tres grandes franjas: mayores de 65 años, familias con niños y sólo adultos. No entremos ya a valorar que los de 65 son adultos, que puede haber padre o madres de menores con 65, etc.…porque no acabaríamos nunca. Quedémonos con la idea: Lloret quiere dividir la playa en tres grandes zonas. Esa playa, como la inmensa mayoría de las del Mediterráneo suelen estar atestadas de gente. Igual entre la primera y la sexta o séptima línea no pillas sitio ni de casualidad. Y en la octava línea o hay una vía de tren o una carretera, ambas cosas, o los hoteles y apartamentos pegados a la arena. Un agobio, en definitiva. Pero es lo que tienen. En otros lugares se plantean parcelar la playa, es decir, dividirla en muchas cuadrículas -tipo tajo en las salinas o divisiones en Papagayo- con pasillos intermedios para que la tos de unos muera en la arena neutral sin afectar a los de la parcela de al lado. Incluso se ha oído de concejales que quieren habilitar franjas horarias

Horario

Pongamos, de 6 a 8 para los románticos lectores y paseantes; de 8 a 12 para los chinijillos que madrugan; de 12 a 16 para los fanáticos del moreno gamba y concejales de la oposición; de 16 a 20 para adolescentes; 20 a 22 para fotógrafos artísticos; 22 a 4 conciertos y encuentros furtivos y de 4 a 6 para que el ayuntamiento de Arrecife limpie la playa. Da igual de qué municipio. Incluso de qué isla. Para la mayoría de las playas de la isla no será mayor problema, porque son amplias y, además, ya de natural no nos gusta pegarnos los unos a los otros. Hay algunas donde sí se puede precisar una cierta regulación incluso en el peor de los escenarios posibles: que no venga un guiri ni de casualidad. Habrá que ver cuál es la modalidad elegida en El Reducto, por ejemplo. O en el Jablillo, en Costa Teguise. O Playa Blanca. O Playa Chica…entre otras. Lugares, en definitiva, en los que nos bastamos los de aquí para llenarlas. Y eso, con el virus (o el miedo) suelto, es preciso ordenarlo.

3 Comentarios

Por lo menos podremos tener las playas con poca gente, así que vamos a aprovechar porque cuando vengan los turistas ya me dirás.
Me duele que las autoridades de los ayuntamientos turísticos con playas no cuenten con la opinión de los profesionales playeros como nosotros. Podemos aportar muchas ideas. No veríamos bien que nos quitaran nuestros partiditos de fútbol playa toca narices.
Otro sector que se verá afectado será el de las salas de fiestas o discotecas. Tendrán que reinventarse y en la pista de baile poner mamparas o que los románticos lleven pantallas de seguridad.

Añadir nuevo comentario