EFE/Salvador Hernández/Paola Delgado
MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

Otra vez un rescate a la luz de los móviles, otra vez los héroes de Órzola

FOTO: EFE/Javier Fuentes
EFE/Salvador Hernández/Paola Delgado 18/6/2021

De nuevo un rescate que comienza a la luz de un teléfono móvil, otra vez gritos entre las olas, de nuevo una patera que se hunde en la costa de Lanzarote y un puñado de vecinos de a pie que se arroja al agua sin pensárselo dos veces en lo que llegan a Órzola los servicios de emergencia y le arrancan al mar a niños, mujeres y hombres a punto de ahogarse.

Cuatro personas han muerto, entre ellas una embarazada y un niño, y una está desaparecida después de que anoche una lancha neumática con 46 inmigrantes africanos a bordo volcara cuando enfilaba en medio de la oscuridad los últimos metros hacia el puerto de Órzola, cuyos vecinos revivieron casi punto por punto la tragedia que le costó la vida a ocho personas allí mismo el 23 de noviembre pasado.

Como entonces, la rápida reacción de los residentes del barrio de La Condesa ayudó a que el balance de víctimas no fuera aún peor, vecinos como Marcos Lesmes, que se asomó a la ventana tras oír "mucho escándalo". Cogió unos buggies (pequeñas tablas de surf) y corrió hacia el agua guiándose por la luz del móvil. Esta vez sabía bien lo que pasaba: él también ayudó en la patera de noviembre.

"Me encontré al llegar con un chico alto, que vestía una camiseta de la selección española de fútbol y que se abrazó a mí mientras pedía ayuda. Le pasé el móvil para que alumbrara la zona y me tiré al agua", ha relatado este miércoles Lesmes.

El mar en esa zona apenas cubre hasta el pecho, pero por más que Marcos gritaba a las personas que veía que se acercaran hacia él, hacia tierra, no lo conseguía. "No sabían nadar, tenían miedo".

Después, fijó la vista en una mujer con un niño de poco más de un año en brazos. Le impactó: "No me lo quería entregar, luego se me lanzó hacia mí con el bebé, pero no quería separarse de la criatura"

"La cogí a ella y la puse en el buggy. Al niño lo saqué para fuera, un niño precioso... el pobre lloraba. Te rompe el corazón", relata, todavía emocionado.

Otra de las personas que anoche salvaron vidas en Órzola fue José Torres Callero, un voluntario de Rescate y Emergencias Norte, que fue de los primeros en movilizarse y llegar a la zona.

"Mi instinto fue correr hacia el lugar. Cuando llegué, ya esta estaban Marcos, su mujer y Marcial, vecinos del lugar que estaban rescatando a las personas", explica Torres, que se unió a ellos.

También él se encontró con una madre y un bebé: "No tendría más de un año", recuerda, "lo primero que hice fue cogerlo y me acerqué hacia la madre, que estaba llorando. Le dije en inglés que viniera conmigo y, afortunadamente, parece que me entendió".

Torres se asustó mucho, porque pensaba que el pequeño estaba en parada cardiorrespiratoria... hasta que le quitó la manta que lo abrigaba: "Vi que tenía los ojos abiertos. Entonces, corrí con el bebé en brazos hasta los equipos de emergencia y se lo entregué".

De vuelta al punto del naufragio, se encontró con "otra criatura de entre seis y siete años". "Me la cargué a la espalda, la saqué para arriba y la dejé en manos de los equipos de emergencia y regresé a la orilla para seguir ayudando", rememora.

En ese momento no lo pensó, pero al llegar a casa, con la adrenalina a tope, no pudo conciliar el sueño y una idea le vino a la cabeza de forma recurrente: "Soy padre una niña pequeña. Si estuviera en una situación como la que han vivido esas personas, me gustaría que alguien hiciera lo mismo por mi hija".

"Yo solo tuve el agua por el pecho, pero los vecinos de Órzola, que fueron los primeros en llegar, la tuvieron por el cuello. Me siento orgulloso de los vecinos que tengo", señala.

Consternación en Lanzarote

El Cabildo de Lanzarote y el Ayuntamiento de Yaiza han mostrado su consternación por el naufragio anoche de una patera en las costas de Órzola con el fallecimiento de cuatro personas y la desaparición de al menos otra más, que podría ser un menor de edad que viajaba junto a su madre que sobrevivió a la tragedia. Los equipos de emergencia continúan rastreando la zona, operación al que se ha unido un helicóptero. De las 41 personas rescatadas, en estos momentos, cuatro de ellas continúan ingresadas en el hospital Dr. José Molina Orosa

 

La presidenta M.ª Dolores Corujo ha expresado, en nombre de la Corporación y en el suyo propio, su más sentido pésame a familiares y allegados de las víctimas. “Nuestras costas, por desgracia, han vuelto a ser el escenario de un drama humanitario”.

 

El trágico suceso tuvo lugar en la noche de ayer jueves en la localidad de Órzola cuando una embarcación, concretamente una lancha neumática, volcaba arrojando al mar a unas 49 personas, de las que se ha rescatado con vida a 41, entre ellas 19 mujeres y 7 niños, además de los tres fallecidos. Entre los supervivientes, unas 13 personas tuvieron que ser trasladas en un primer momento al hospital Molina Orosa, incluyendo otra mujer embarazada y al menos un bebé.

 

Entrada ya la madrugada, continuaba la búsqueda en el agua de los desaparecidos, que podrían ser otros cinco, entre ellos, una menor. El operativo de búsqueda de posibles supervivientes o víctimas, continúa a estas horas y está siendo coordinado por el Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote.

 

“Agradezco el gran trabajo realizado por los equipos de emergencia que se trasladaron al lugar de los hechos de inmediato, así como a los vecinos y vecinas de Órzola que no han dudado en ayudar a las víctimas tal y como sucedía el pasado noviembre”.

 

Se da la coincidencia de que sucedió en la misma zona en la que en noviembre del año pasado tenía lugar el fatídico naufragio de una patera en el que fallecieron nueve personas.

 

Por su parte, la alcaldesa de Haría, Chaxiraxi Niz muestra la total disposición del Ayuntamiento para atender a las víctimas del naufragio y pide soluciones para frenar el drama humanitario que supone la migración irregular que llega a las islas

 

El Ayuntamiento de Haría muestra sus condolencias por los, al menos, tres fallecimientos del naufragio de una embarcación neumática acontecido durante este jueves por la noche en las costas de Órzola y agradece a la ciudadanía y a los servicios implicados en las labores de rescate el compromiso e implicación que han mostrado.

 

La alcaldesa de Haría, Chaxiraxi Niz, lamenta esta tragedia y expresa, en nombre del Ayuntamiento, el más sentido pésame a los familiares y allegados de las víctimas y su total disposición a colaborar para prestarles la atención adecuada.“Es un momento de dolor para Haría y para toda la población de Lanzarote. Se debe frenar cuanto antes el drama humanitario que supone la migración irregular que llega a las islas”, señala la regidora.

 

El Consistorio transmite además sus más sinceros agradecimientos a los equipos de rescate y emergencias que participaron en el operativo, incluido el Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote, así como a los representantes de varias ONGs y ciudadanos de la localidad que se desplazaron hasta el lugar para colaborar en la atención a los 41 supervivientes del naufragio, entre los cuales hay 19 mujeres y siete infantes. 

 

Desde el Ayuntamiento se recuerda que ya en noviembre del año pasado, Haría lamentaba un accidente similar en la misma zona del litoral norteño, en el que, tras el vuelco de una patera, fallecieron nueve personas.

1 Comentarios

Hasta cuando nuestros politiquillos van a permitir tantos naufragios en nuestras costas.Los radares del sive para que sirven.igual que los politiquilos para nada .Quizas habra que decirle en sus paises de origen que aqui nose esta tambien como se lo pintan alli..Para pasar hambre mejor en sus paises de origen

Añadir nuevo comentario