Mila Hormiga / Nona Perera

No al bloqueo y la fragmentación en la izquierda canaria

12/3/2019
La ciudadanía canaria reclama acuerdo, consenso y confluencia de las organizaciones políticas de izquierda y progresistas de Canarias. Esta demanda cívica significa que los partidos de izquierda en el archipiélago tienen la responsabilidad de trabajar para llegar a acuerdos, no al permanente desacuerdo y al amago de rupturas. 
 
A partir de los diferentes enfoques, los partidos de izquierda hemos de unirnos porque lo que prevalece es la petición de la sociedad civil, necesitada de que nos centremos en sus verdaderas necesidades. Por ello ahora no podemos centrarnos en el debate entusiasta por la pugna de los diferentes puestos en las listas electorales, ya que las fuerzas progresistas tenemos el cometido y el compromiso implícito de ponernos de acuerdo por mandato social para el propósito anteriormente mencionado.
 
En esta etapa contamos con la ventaja de que los acuerdos políticos de la confluencia se enmarcan a escala estatal y no contamos con ningún argumento político que justifique el bloqueo y la fragmentación. Y de existir, es necesario que se verbalice y se publicite explicando las razones que existen para anular los meses de intenso trabajo, creando falsas esperanzas sobre la urgencia de juntarnos para llegar a la división política que posibilita mantener en las administraciones públicas a quienes han creado tanta necesidad en el pueblo canario.
 
Existen demasiados argumentos políticos centrados en la necesidad de resolver las carencias de la sociedad de manera definitiva, para frenar necesidades y parar el dolor y el desprecio de las políticas de derecha y neoliberales de Coalición Canaria, unas veces con el apoyo del PSOE y otras del PP.
 
Nada justifica la fragmentación de los partidos de izquierda
La sociedad canaria nos exige que las personas dirigentes incapaces de llegar a un acuerdo expliquen y argumenten su fracaso, que no es el de la ciudadanía esperanzada de las islas. La izquierda progresista tiene el deber y la obligación moral de contribuir a poner fin a décadas de descrédito y de dolor derivadas de las políticas de derecha y neoliberales en Canarias. Nada justifica la fragmentación de los partidos de izquierda porque participar en la vida política progresista de las islas es contribuir a su cambio urgente. Nada justifica que lo comprendido en los acuerdos sea para repartir posibles cargos públicos porque la ciudadanía nos mira esperanzada. Si no logramos sintonizar el paso hacia delante caminando al encuentro del objetivo prioritario, la ciudadanía nos señalará con el dedo por nuestra incapacidad de alcanzar un acuerdo y frenar el maltrato y el deprecio de la políticas que llevan cerca de treinta años centradas en otros menesteres.
 
En estas islas nos encontramos ante un nuevo ciclo político avalado por el encuentro ciudadano y las movilizaciones sociales. Si ello es así, y lo es, nos preguntamos: ¿para qué existen las fuerzas de izquierda? ¿Para dar míseros espectáculos de desencuentros? ¿Para repartirse cargos públicos en las distintas instituciones? ¿Para transitar por las moquetas de los pasillos del Parlamento?
 
Tenemos que informar sobre la imposibilidad de acuerdos, reconocer nuestro fracaso y dejar a otras personas que posibiliten las uniones necesarias para avanzar hacia la unidad, para que Canarias sea feminista, ecologista y sensible con los animales; para que el futuro gobierno canario se centre en resolver las inaplazables necesidades en materia de sanidad, dependencia, educación y vivienda. Para cesar en nuestra dependencia agrícola y energética y poner en marcha planes estratégicos de soberanía alimentaria y energética vinculada a las energías renovables. Y también, por último, para que Canarias abra las puertas a otro modelo de desarrollo turístico alejado de la masificación y la propaganda de la sostenibilidad, que atienda a la esclavitud moderna en forma de turismo de sangre.
 
Existe una Canarias convencida de que la izquierda va a cambiar la forma y el fondo de la política
Nos espera y formamos parte de una sociedad de izquierdas colmada de esperanzas, que nos reclama y nos convoca pidiéndonos transparencia. Una ciudadanía que nos mira a los ojos y nos escucha demandándonos decisión y verdad. Venimos y estamos en la línea de juntarnos, de ser transparentes, en una palabra, de aumentar la familia de la política de izquierda. Existe una Canarias convencida de que la izquierda va a cambiar la forma y el fondo de la política, cerrando el ciclo histórico del pasado centrado en la política de derechas y neoliberales Esa ciudadanía espera que se produzca el cambio posible y deseado porque son los partidos políticos de izquierda los que llegan a la vida pública a gestionar, a formar gobiernos progresistas que cuenten con la ciudadanía que es la que debe definir sus necesidades y hacer seguimientos de su gestión y resolución. Eso es lo que quiere y espera la ciudadanía canaria esperanzada.
 
Estamos a tiempo de alcanzar un acuerdo unitario para que finalice el maltrato a la ciudadanía de las políticas de derechas y neoliberales de CC favorecidas unas veces por el PSOE y otras por el PP y en la última legislatura por ASG de La Gomera. Reclaman ponerle fin a cerca de treinta años de desmantelamiento y privatización de la sanidad canaria, a la falta de planificación de la política de vivienda para cubrir las necesidades y evitar el empobrecimiento y los desahucios, a la falta de dotaciones y equipamiento para cubrir las necesidades de la dependencia. Los partidos de las derechas y los neoliberales de Coalición Canaria entiende la educación como un negocio, por eso se niegan a cumplir los mandatos parlamentarios de aumentar los porcentajes de inversión hasta el 5% del PIB de las islas. Las dotaciones y equipamientos no pueden seguir siendo la construcción de barracones para impartir las clases, sin atender la diversidad y pluralidad de las nuevas realidades demográficas del sur de Tenerife y de Gran Canaria, además de Lanzarote y de Fuerteventura.
 
Hemos de tener un comportamiento humilde y comprensivo para finalmente levantar el vaso en señal de un brindis de compromiso verdadero, el que merece y necesita esta tierra.
 
Mila Hormiga, consejera de Podemos en el Cabildo de Tenerife / Nona Perera, candidata de Podemos a la Presidencia del Cabildo de Lanzarote.

3 Comentarios

Que poca verguenza tienes Nona 1- el argumento que utilizaste cuando te presentaste a las primarias fue que solo tu eras la que podia conseguir la confluencia. 2- conseguiste ser la candidata con los votos de PP y CC, acosta de cargarte a la gente que venia trabajando en Podemos. 3- y dices que la ciudadania, por favor Ni que te hubiera contratado la derecha....tu y tus compañeras os habeis cargado el proyecto de unidad de la izquierda.
The queens of confluence han espantado a todo Dios, con sus estrategias, su egocentrismo, sus mentiras y su troup de esperpentos. "Crónica de una pifia anunciada".
Nona y Milán son la esperanza de la nueva izquierda en Canarias. Meca queda completamente desacreditado por su actuación en la legislatura que termina. El remate de su gestión es su patéticamente actuación en el pleno de La Graciosa.

Añadir nuevo comentario