Míchel Jorge Millares

Maspalomas-La Luna en 4kB

11/7/2019
El 21 de Julio de 1969, Neil Armstrong hizo historia al ser el primer hombre en pisar la luna. Para ser el comandante de la expedición tuvo que superar una serie de pruebas nunca antes realizadas y que hoy serían consideradas extremadamente peligrosas, así como participó en la octava misión del programa Gemini, consistente en acoplar dos naves, que fue abortada porque Armstrong tuvo que usar parte del combustible para suplir un propulsor bloqueado y poder regresar a la tierra. Todo era mecánico y con muchas posibilidades de fallos al tratarse de aparatos nuevos en un entorno nada común. Pero además había prisas: estaban en plena carrera espacial entre las dos potencias enfrentadas: USA y URSS.
 
El alunizaje tuvo lugar a las 20:17:40 UTC del 20 de julio de 1969, en el momento en que la comunicación del módulo se realizaba a través de la estación de la NASA en Maspalomas. Cuatro días antes, un cohete Saturno V lanzó al Apolo 11 desde el Complejo de lanzamiento 39 en el Centro Espacial John F. Kennedy, el 16 de julio. Armstrong posó su bota izquierda en la superficie lunar unas seis horas después de llegar al satélite, ya el 21 de julio de 1969, tras lo que pronunció su famosa frase: «Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad».
 
La NASA en aquellos momentos trabajaba con los IBM Sistem 360
Tras pasar una cuarentena de dieciocho días, durante la cual se comprobó que no traían infecciones ni enfermedades de su aventura espacial, los tres astronautas, ya mundialmente famosos, se embarcaron en una gira llamada 'El Gran Salto' por todo Estados Unidos y muchos países alrededor del mundo durante 45 días. Y uno de los lugares fue Maspalomas en Gran Canaria, sede de una de las estaciones que dieron soporte a la expedición.
 
Escribo esto en mi portátil y a ratos en mi smartphone e imagino cuánta tecnología tengo y la conectividad global de la que dispongo. Y lo intento comparar con lo que utilizaron aquellos aventureros. He visitado en varias ocasiones la estación de Maspalomas y he visto algunos materiales y manuales utilizados hace 50 años. Allí estaban la carcasa de teletipos y los paneles de comunicación con una enorme cantidad de botones y relojes, pero casi sin pantallas. La NASA en aquellos momentos trabajaba con los IBM Sistem 360, con una capacidad de 4 kB (kilobytes). Era la Agencia norteamericana de aeronáutica quien se podía permitir aquel gasto.
 
Cambiaron el módulo lunar por un paseo dunar en camello, la nave Apollo por un paseo en yate
Cincuenta años después, muchísimas personas pueden adquirir el nuevo 'bestia' que Apple ha puesto en circulación para los clientes de la manzana: el Mac Pro, con una tarjeta gráfica que puede disponer de hasta 1,5 terabytes de memoria. Un 'electrodoméstico' con una capacidad de memorizar un billón de veces más que hace 50 años y eso con un ordenador que se puede adquirir en una tienda. Pero en el ámbito de las grandes corporaciones nos encontramos que vuelve a aparecer IBM medio siglo después, ya que ha creado el Summit un equipo que el año pasado fue el ordenador más potente del mundo, con 250 petabytes (250.000 TB), lo que supone la posibilidad de ejecutar 200.000 billones de operaciones por segundo.
 
Y todo esto lo medito mientras contemplo los papeles y aparatos que tocaron las personas que hablaban y apoyaban a Armstrong, Aldrin y Collins desde Maspalomas cuando llegaron a la luna. Un viaje que creó una complicidad y una amistad que se extendió a toda Gran Canaria, cuando los astronautas disfrutaron de su folclore, sus obsequios y su hospitalidad, durante una inolvidable estancia en la que cambiaron el módulo lunar por un paseo dunar en camello, la nave Apollo por un paseo en yate para conocer la costa de Las Afortunadas y dejaron atrás el traje de astronauta para envolverse en arena del Centro Helioterápico que se encontraba a pocos metros del Hotel Oasis Maspalomas. Toda una historia de quienes hicieron, como Colón, Historia con Gran Canaria y Maspalomas. Colón viajó hacia lo desconocido, por intuición y si cartografía. Los astronautas por valentía y en los inicios de la revolución digital y de las comunicaciones.
 
Artículo publicado en el periódico turístico Welcome to Gran Canaria, número 73, del presente mes de julio.

Añadir nuevo comentario