Agustín E. García

Mañana volverá a salir el sol

9/6/2020
Con el tiempo me he vuelto un tipo algo huraño. Nunca he me llevado bien con tanto protocolo social, pantomima planeada, contenedor de  conciencias agitadas, pero, ciertamente no encuentro mi sitio. Nos preparan para perpetuar una resignación colectiva malentendida que huele a sumisión. Pensar fuera de los márgenes establecidos no se perdona (cadena perpetua).       
                                                                                              
Las referencias estaban equivocadas. Nunca desaparecieron las relaciones de vasallaje. Hay que cumplir con las tareas encomendadas en una sociedad cada más desigual e intolerante con la pobreza... Mientras tanto, los ricos se vuelven más ricos. Y los pobres, pues eso... Conceptos como el desarraigo, la exclusión, la marginación, etc., sólo son efectos nocivos del fracaso de la convivencia comunitaria. Excusas sobran...                                                       
 
Las palabras que hablaban de esperanza se las llevó el viento escurridizo... Y el sol las abrasó. Tras la gran tormenta, volverán a ofrecernos una reconstrucción donde, básicamente, los mismos de siempre saldrán bien parados. Nunca pierden, se hacen aún más grandes entre la calima de la incertidumbre... No se puede parar lo inevitable. ¡En fin....! Mañana volverá a salir el sol.
 
Agustín E. García Acosta, trabajador social.

2 Comentarios

Muy profundo, sombrío y de escasa comprensión. Ahora eso si, artículo publicado con un profundo carácter "onanista"
Pues a mi me parece bastante claro.No aprendemos y queremos seguir el mismo camino que nos trajo hasta aquí. Siempre ganan los mismos!

Añadir nuevo comentario