Top Secret, 12 de julio de 2018

La vía ciclista

12/7/2018
La vía ciclista
Afortunadamente, Lanzarote es deseada por deportistas de todo el mundo que la eligen como lugar idóneo de entrenamiento para sus disciplinas deportivas. Mucho mejor eso que el turismo de borrachera de Magaluf, por ejemplo. Y a este tipo de visitantes hay que cuidarlos porque de ellos nos interesa absolutamente todo. Lógicamente, el negocio que puedan dejar a la isla, pero no es beneficio menor la imagen que proyectan de destino amable con el deporte y los deportistas. El inmenso crecimiento que este sector del turismo ha tenido en los últimos años es debido, mayormente, a este boca a boca. También a la proliferación de pruebas que trascienden nuestras fronteras y a la promoción que se hace de la isla, claro. Ciñéndonos al ciclismo, hasta la fecha los deportistas que llegan a la isla a entrenar lo han hecho a pesar de que Lanzarote no tiene carreteras adecuadas para su práctica. Y no nos referimos sólo al firme, que también (hay tramos que dan vergüenza), sino que la ausencia de arcenes hace más dificultoso rodar por ellas y, donde sí hay cunetas, éstas están en un estado lamentable: llenas de aulagas y de baches provocados por las raíces de las cercanas palmeras. Lo dicho: un milagro que siga subiendo el cicloturismo en la isla.
 
La solución
Frente a esta realidad hace tiempo que surgieron algunas voces proponiendo construir unos carriles bici para que los distintos pelotones circulEN por ellos. Opiniones bienintencionadas pero carentes de todo fundamento. Los carriles bici, como se han entendido hasta ahora, son, para entendernos, como los que aparecen pintados de granate en las avenidas de Arrecife o Puerto del Carmen. Y eso, es evidente, no será utilizado nunca jamás por el deportista que viene aquí a entrenar. En todo caso esos carriles son idóneos para un paseo familiar en bicicleta. El ciclista que rueda para prepararse lo hace, lo ha hecho, y lo hará por la carretera. Ni más ni menos. La solución es tan fácil como adecuar las carreteras para ello. Hacer convivir automovilistas con ciclistas. Buen firme, mejor arcén, mayor conciencia. Un talante paciente del más fuerte hacia el más débil. O eso (o además de eso) un carril alternativo como el que se presentó ayer, que en realidad es una carretera.
 
Una chapuza
En realidad lo que ayer presentó el Cabildo de Lanzarote, junto con el Gobierno de Canarias, no fue otra cosa que el (buen) aprovechamiento de la monumental chapuza en que quedó la carretera del Norte. Una vía con defectos por todas partes, de fondo y de estética. Entre estos últimos destacaba la convivencia entre la vieja carretera, la nueva y las vías de servicio que se habilitaron para “mientras tanto” duraban las horas. Y como aquí ni chistamos a lo que llega del Gobierno de Canarias, pues ahí quedó (como ha quedado también la travesía de Tahíche o la Circunvalación en algunos tramos). Ahora se ha aprovechado uno de esos tramos para desviar por ahí el ciclismo deportivo, e incluso se estudia cerrarlo al tráfico automovilístico los fines de semana para una mayor comodidad del usuario de los pedales. A eso debe seguir una eficaz señalética para que el ciclista sepa cuándo debe rodar por la vía principal y cuándo no. Comentaba ayer un muy aficionado al ciclismo que esta Vía parece hecha a retales. Esperemos a que se complete. A ver...

Añadir nuevo comentario