biosferadigital
Juicio a la corrupción en Lanzarote

Empresarios del Caso Unión admiten que pagaron comisiones para cobrar las facturas

biosferadigital 7/2/2019

Los empresarios que ayer declararon en el juicio por el caso de las comisiones ilegales en el Ayuntamiento de Arrecife, ratifican que pagaron comisiones a los ediles del PIL a cambio de obras en el Ayuntamiento y para poder cobrar las facturas de la institución.

Así lo reconocían Antonio Gómez Ruiz, administrador de Estudio de Arquitectura Paisajística La Palmita y Jesús Manuel Martín Brito, administrador de Infogelan Construcciones, ambos aceptaron ante el tribunal los delitos que les imputa el Ministerio Fiscal y se mostraron conformes con las penas solicitadas de 1 año y 15 meses de prisión respectivamente.

“El jefe había dado órdenes y si no pagaba no volvería a trabajar con el Ayuntamiento"

“Para que el Ayuntamiento me librara las facturas pendientes le di 20.000 euros a Ubaldo y a José Miguel".  Así reconocía el empresario Antonio Gómez Ruiz el pago de comisiones a los concejales del PIL. En respuesta a las preguntas del fiscal, Javier Ródenas, dado que el acusado se negó a responder a los letrados, Antonio Gómez aseguró que si no pagaba la comisión no cobraba las facturas que le adeudaba el Ayuntamiento. De hecho, apuntó que en una segunda ocasión que le piden dinero él se niega y la respuesta que le da Ubaldo es que “el Jefe había dado órdenes y si no pagaba no volvería a trabajar con el Ayuntamiento, de hecho no volvieron a contratarme”.

Las alusiones al “Jefe” se repiten en las declaraciones de políticos y empresarios y, como ellos mismos reconocen cuando se habla del Jefe, se refieren a Dimas Martín. El líder del PIL, a pesar de que cumplía pena de prisión, según los testimonios de los acusados, se interesaba por las obras del Ayuntamiento y por las empresas a las que se contrataba y daba instrucciones al respecto a los concejales.

La empresa La Palmita de Gomez Ruiz, fue la encargada de realizar el arbolado del Parque Temático, una obra valorada en 180 mil euros y que, por lo tanto, tendría que haber salido a concurso público. Pero al igual que con otros proyectos, los concejales del PIL, en connivencia con los empresarios, dividían la obra por tramos y así las facturas no sobrepasaban el importe para la adjudicación. El empresario reconoció que él sabía que iba a ser el adjudicatario de la obra antes de que esta se otorgara por el consistorio, y recordó cómo se facturaban los trabajos: “las facturas las hacíamos por zonas, arbolado de la zona infantil, o arbolado de la linea del mar o de zona vías. Es decir fraccionábamos la facturación hasta completar el importe total ”.

 “Me daban las obras y cuando me debían una cantidad elevada me pedían la comisión”

Por su parte, el empresario Jesús Manuel Martín Brito, administrador de Infogelanz, no recordaba ayer en el juicio las cantidades que había pagado a los concejales, por lo que la Fiscalía, además de preguntarle si estaba coaccionado, hizo que se mostrara al acusado los documentos de la pericial de los agentes de la UCO. Documentos que Martín Brito reconoció y en los que se anotaban el porcentaje de comisión que pagaba por cada factura cobrada, y que casi siempre rondaba el 10%.

En las escuetas declaraciones de este empresario, aseguró que nunca fue a un concurso público: “me daban las obras y cuando me debían una cantidad elevada me pedían la comisión”. En sus declaraciones también apuntó a los concejales del PIL  Antonio Machín y Luisa Blanco. Sobre ésta dijo que le hizo unas obras en su casa y no las cobró. "Yo estaba haciendo la obra de Luisa y no había manera de cobrarla” y que  cuando exigió el pago, el propio José Miguel Rodríguez le dijo “hay que separar el tema personal del pacto de caballeros”, tal y como se escuchó ayer en una conversación telefónica entre ambos.

Martín Brito aseguró ante la sala que ha depositado 50.000 euros por el dinero cobrado indebidamente y, al igual que Gómez Ruiz, se mostró conforme con la pena que le pide la Fiscalía de 15 meses de prisión, multa de 100.000 euros y 3 años de inhabilitación.

2 Comentarios

Ahora falta saber. Lo sé. Falta saber si el arbolado del parque tematico costaba eso. Un robo a mano armada porque el parque estaba finalizado y arbolado. Simplemente, en medio metieron algunos más. Eso puede significar que el empresario cobraba y repartía el dinero de lo que se facturaba a un precio desorbitado. Un árbol de 60 euros debió cobrarse a 1000. No sólo pagó comisiones por poder trabajar para el ayunramuento, sino que fue el instrumento para que todos rivaean. ¿Algún perito ha valorado estos trabajos? Falta, igualmente, por saber cuanto costó la fila de árboles que se plantó delante del IES Blas Cabrera.
Pagaban comisiones para trabajar para el ayuntamiento. Cuando hacían el trabajo, lo inflaban con el conocimiento de los políticos y se repartían la pasta. El de la empresa de los árboles era el instrumento para que todos robaran. Las comisiones, una anécdota.

Añadir nuevo comentario