Ernesto Cedrés

Cadena perpetua

16/4/2018
El Partido Popular (PP) no encuentra nada menor a lo que aferrarse que oponerse a la derogación de la prisión permanente revisable. El eufemismo oculta la cadena perpetua, que condena al reo de por vida a la privación de libertad y que, en algunas legislaciones, puede quedar reducida. De ahí lo de revisable. El PP, en cambio, no encuentra a quien podría estar detrás de las iniciales M. Rajoy… A falta de propuesta mejor, los jóvenes populares han estado recogiendo firmas para hacerse visibles en la isla.
 
Dos años después de su inclusión en el Código Penal, la posibilidad de cárcel perpetua para algunos delincuentes se ha puesto de moda espoleada por dos millones de firmas ciudadanas. A la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la constitucionalidad de la medida, más de 200 jueces, fiscales y catedráticos piden la derogación de la prisión permanente revisable y una reflexión sobre las penas en España, las más altas del entorno europeo. Enfrente, el Gobierno quiere extender esta condena a nuevos delitos. Es un remedo de cadena perpetua, en la que el condenado solo puede recobrar la libertad si demuestra estar rehabilitado tras una serie de plazos y si previamente ha logrado acceder al tercer grado.
 
Pero frente al debate político, surge el ético. Lo que se dirime es si tiene sentido encarcelar a alguien de por vida en un sistema que predica la rehabilitación. Yo no firmé; me aterra la posibilidad de que se reinstaure la hoguera para ciertos supuestos pecados.

Añadir nuevo comentario