Top Secret, 21 de diciembre de 2017

Un premio

20/12/2017
Un premio
Eso es Lanzarote para el Ministerio de Fomento. Una motivación, un incentivo para las empresas marítimas que, de camino a Gran Canaria, quieran parar un ratito en Los Mármoles a dejarnos la fruta. Ayer les contábamos la querencia de los gobiernos del PP en Madrid por perjudicarnos como isla. Y uno de los ejemplos que les poníamos es que no consideran obligatorias las escalas en Lanzarote (Fuerteventura y La Palma) en el trayecto marítimo entre Cádiz y Canarias. Y, en efecto, es así. El propio senador por la isla, del PP, Joel Delgado, convocó una rueda de prensa para afirmarlo. Eso sí: dijo que todo su partido, y él mismo, no pararán de trabajar hasta que se incluya como Obligación de Servicio Público que el barco pare aquí. Lo mismito que dijeron hace un par de años cuando nos vimos en el mismo caso y sólo la buena voluntad de la naviera adjudicataria evitó que nos siguieran tratando como si aún estuviéramos con taparrabos. En los actuales términos en los que está establecido el pliego de condiciones, no es obligatorio hacer escala en Lanzarote, Fuerteventura y La Palma, pero sí es un incentivo. Lo mismo que tener wifi gratis o un lugar para las mascotas, para entendernos.
 
38 puntos
Eso es lo que le dan a las navieras que digan que pararán por aquí. Naturalmente es más que la puntuación que le asignan por el wifi, las mascotas o la guardería, que es un puntito en cada uno de los casos, pero estamos ahí: en el apartado del 'y si...' (y si tienes wifi gratis un punto, y si tienes guardería un punto, y si tienes un lugar para las mascotas un punto, y si haces escala en Lanzarote 38 puntos). Hombre, consuela sacarle 37 puntos al pipican y a gusiluz, pero más nos gustaría que, como sucede con las Islas Baleares (que también es España, ahora que está tan de moda sacar a pasear el nombre del país) nos consideraran como un lugar donde es obligatorio hacer escala porque ahí vive gente, acabamos de recibir al pasajero aéreo siete millones y, encima, les va de paso a Gran Canaria y Tenerife, sus únicos objetivos. Pero están en ello, insistimos. Como hace dos o tres años. Sólo tienen que modificar el Real Decreto 1516/2007, de 16 de noviembre, por el que se determina el régimen jurídico de las líneas regulares de cabotaje marítimo y de las navegaciones de interés público, para que, tal y como ocurre con Baleares, se incluya a Lanzarote, Fuerteventura y La Palma como de Obligación de Servicio Público. Eso es lo que tienen que hacer en lugar de dar puntitos para motivar a las navieras.
 
Despedida de solteros
En el Partido Popular de Lanzarote están este jueves de despedida de solteros... políticamente hablando. Todo el mundo da por hecho que el viernes se desposan para ser el cuarto lado del cuadrado que, por el momento, es triángulo: CC, PIL y un señor agarrado a un sillón. Las casualidades de la vida ha hecho que la despedida de solteros se celebre en el transcurso de un Pleno de carácter ordinario que se celebra en el Convento de Santo Domingo, en la Villa de Teguise (por aquello del 600 Aniversario). Es de suponer que ya los tres del PP en el Cabildo estén dialécticamente más relajados y sin dar demasiados quebraderos de cabeza al grupo de gobierno. A fin de cuentas una cuestión que les tenía soliviantados (la demanda de J.J. Lorenzo) ya ha sido resuelta y, por tanto, amanecerán sin tanta tensión. Ahora tocará currar por la isla y, de paso, ir convenciendo a sus fieles y a sus potenciales votantes de que han hecho lo correcto. Y, ya que estamos y como dijimos ayer, echar una mirada de reojo a Catalunya a ver qué tal (de mal) les habrán ido las cosas por allí.

Añadir nuevo comentario