Top Secret, 28 de diciembre de 2017

El pulso

28/12/2017
El pulso
El Cabildo de Lanzarote ha convocado a los medios para este jueves con el fin de dar a conocer el nuevo grupo de gobierno y, acaso más importante, el programa de aquí a final de mandato. Lo ha hecho sin resolver ‘lo’ de la Vicepresidencia. El presidente cabildicio, Pedro San Ginés, trataba este miércoles de convencer al PIL de que no tiene sentido enrocarse como se ha enrocado su único consejero en la Corporación, Manuel Cabrera. El PIL obtuvo unos resultados electorales a la altura de sus múltiples episodios de corrupción y afrontaba este mandato cual Ave Fénix aspirando a renacer de sus cenizas. Las carambolas electorales le han situado en los gobiernos de Arrecife, San Bartolomé, Yaiza y el propio Cabildo. Hace poco ha sido invitado a entrar en el Gobierno de Haría, invitación que han declinado gentilmente tras afear la gestión de Marci Acuña, de paso. El partido inventado por Dimas Martín y donado forzosamente en herencia a sus hijos por el empeño que puso la Justicia en inhabilitarlo ‘por unas cosillas’, trata de reconstruirse desde la acción de gobierno. Pero salvo el caso de Yaiza, donde Daniel Medina sí se muestra activo y da la sensación de ser reconocido por los vecinos, el resto es encefalograma (político) plano. Incluido el propio Cabrera, que lo más llamativo que ha hecho en el mandato es justamente lo de ahora: agarrarse al sillón de la Vicepresidencia Primera
 
Poco futuro
Quienes manejan encuestas dicen que al PIL le espera poco futuro. Y aquellos que no tienen ni idea de sondeos también lo sospechan. En esa tesitura hay que colocar, por tanto, la feroz lucha de Manuel Cabrera por la Vicepresidencia Primera del Cabildo. No sabemos la respuesta, pero parece que entre ser vicepresidente primero o ejercer como vicepresidente segundo debe haber unos veinte mil votos en las próximas elecciones. O eso o una mayor cotización para cuando se jubile. Entre unas cosas y otras estamos viviendo en el Cabildo un mandato de egoísmos, vanidades, vetos, personalismos y más cositas de estas que sitúan al individuo por encima del colectivo. Siendo el individuo uno y el colectivo la ciudadanía de Lanzarote. Vamos, que miran exclusivamente para su ombligo que, en no pocos casos, los hay que lo tienen situado en el bolsillo. Y así nos va. Hasta donde sabe este Top Secret, a Manuel Cabrera le han ofrecido áreas de mayor responsabilidad que las que ostenta ahora. Consejerías que todavía ‘quedan sueltas’ como Política Territorial, por poner un caso. Y otros ajustes más. Pero todo ha sido en vano: Vicepresidencia Primera o nada. En el otro lado espera el PP que, de momento, no alza demasiado la voz, pero que no renunciará a ese penúltimo oscuro objeto del deseo de la política insular: la Vicepresidencia Primera del Cabildo.
 
Otra enchufada
Están que trinan los partidos de la oposición en el Cabildo con lo que ellos consideran la “política clientelar, de enchufes y prebendas” que Coalición Canaria ha llevado a cabo en apenas tres días. Somos ha sido el último en criticar este hecho, Y es que de cinco concejales que CC tenía en el gobierno de Arrecife (todos liberados y cobrando), sólo una deja de percibir un sueldo público. Rafael Juan, en lugar de regresar a la escuela, ha sido ubicado en una Consejería (no electa) en el Cabildo de Lanzarote; Jacobo Lemes tampoco vuelve a su anterior oficio (¿carpintero?) porque sus servicios han sido requeridos como asesor también en el Cabildo. Ayer se supo que Ascen Toledo no se incorporará a su puesto de trabajo anterior a la política porque se va a una responsabilidad, en este caso, autonómica: directora general de Transparencia y Participación Ciudadana. Samuel Martín se queda en el Ayuntamiento como portavoz, liberado, y Carmen Delgado ha sido la única que vuelve a su curro en los Juzgados. Puede que haya pesado su calidad de investigada en el caso de Construcciones Tiagua, o puede que no, pero lo cierto es que para ella no hay lo que Somos denomina “desvergüenza y falta de respeto”.

Añadir nuevo comentario